¿FILOSOFIA PARA QUÉ?

Filosofía. ¿Para Qué?

JOSE ROBERTO GUTIERREZ POLANCO

 

Parece que ahora se quiere marginar la filosofía del plan de estudios escolar. Aparentemente, en una sociedad donde prima lo práctico, lo que produce resultados cuantificables de inmediato, esto de la filosofía y, por extensión, de las humanidades o las letras, es algo que no sirve absolutamente para nada, Pero creo que estamos ante un grave error, porque nos estamos perdiendo parte importante en la construcción de la persona. En este mundo donde sólo lo científico es sagrado, las humanidades y las letras están en crisis: Pero, saber, por ejemplo, historia, nos sirve para entender muchas veces el presente o para comprobar que el hombre es ese animal que cae dos y cien veces en la misma piedra (¡Cuántos errores del presente podrían evitarse si aprendiéramos de los ocurrido ayer!); saber lengua es importante porque, incluso la mejor teoría científica o el acontecimiento mas banal, necesitan ser bien expresados,  o nadie nos entenderá. El lenguaje es vehículo de comunicación por el que se expresa la intimidad, el pensamiento…Hay que aprender a cuidarlo, hay que aprender a expresarse.

Saber literatura o arte o música también resulta interesante, porque el hombre no es sólo alguien hecho para obtener resultados, sino preparado para el bien y la belleza: En ese sentido, conocer que existe tal o cual pieza artística, tal o cual autor destacado, puede aportarnos, siquiera potencialmente, un placer sublime, una ocasión para deleites profundos. Sabemos, además, por sentido común, que la persona no sólo es un ser (alguien con derechos, y por eso hablamos de derechos humanos), sino también un deber ser (alguien con deberes, pues vive con otros, a los que debe respetar. Como decíamos antes, está hecha para el bien) de ahí que, desde esa perspectiva, no resulta despreciable el contenido de valores que nos pueda aporta asignaturas como la ética o, incluso, la misma asignatura de religión, que nos habla de compromiso con el otro.

Y la filosofía, que por definición, por etimología y por esencia, se describe a sí mismo como Amor a la Sabiduría, tiene el objetivo fundamental de enseñarnos a pensar, a discutir con la cabeza, a formar criterio, a tener espíritu critico y, por lo tanto, a tener personalidad, a saber discutir con argumentos. Forma mucho a la persona, la filosofía  es la disciplina que nos ayuda a buscar la verdad con el único concurso de la razón natural.

Porque la mayoría de las grandes cuestiones (por no decir todas) que preocupan siempre a la humanidad han sido pensadas y abordadas ya por filósofos: cada uno a dado su respuesta, ha sido rebatido, matizado, defendido o ampliado por otros. y conocer todo esto nos ayuda enormemente a amueblar nuestra propia cabeza, a formar nuestras propias ideas y actitudes con lo mejor de los argumentos de unos y de otros. Prácticamente todas las ideas de uno y otro signo  que encontramos hoy en la calle, más escépticas, optimistas,  etc., han sido dichas y discutidas también años atrás  (o siglos atrás) por los filósofos, de modo que conocerlas todas nos aporta una poderosa arma para la dialéctica, esto es, para saber discutir  con precisión  e, incluso, para superarlas con nuestro propio pensamiento. De manera que si usted desea ser un buen retórico  o un/a buen dialéctico/a a lo mejor tiene que empezar por ser un poco filósofo, por bien la filosofía.

Saber de filosofía, además, puede ayudar también  a tener una peculiar ¨filosofia¨ (o sabiduría) de la vida, porque nos ha cautivado el modo de enfocarla que tenia con su pensamiento de fondo tal o cual autor. ¨ Se toma las cosas con filosofía ¨, solemos decir, pero es que resulta verdadero que la filosofía aporta un anclaje ideológico serio que nos puede dar resortes fuertes para vivir. La filosofía nos da sabiduría y, por ello puede aportar calma. No digamos nada para el que es creyente cristiano, pues la filosofía es como las cuatro patas en las que se apoya la mesa de la teología: Proporciona un soporte racional serio para la fe, aunque ésta no pueda circunscribirse del todo a la razón pues va más allá. Si fe y razón se complementan, filosofía y teología también.

Se echa en falta hoy en día personas con personalidad, con criterio propio, con espíritu crítico, que no se dejen influir fácilmente por las opiniones del ambiente, por la moda o los lobby del momento, que no sean veletas. Nos faltan personas admirables, no maleables, que actúen por convicciones serias, profundas, y no por el viento que sopla en cada instante. A esto ayuda la filosofía. Nos hacen falta en suma, filósofos, sabios y poetas que nos lideren en la búsqueda de la verdad, del bien, de la belleza, conceptos que parecen estar en crisis dentro de nuestro mundo. De echo, alguien ha comentado que nunca como hoy se percibe la conciencia del fin de una época, pues nadie cree en nada, no hay cosas fijas, todo vale y da igual, todo es relativo, hay un profundo escepticismo con una cierta tristeza de fondo que hace que los tiempos actuales sean débiles y vulnerables. Hemos pasado, dicen de la llamada modernidad (con su optimismo basado en la fe ciega  en el progreso de la ciencia, la nueva religión del momento) a la llamada  post-modernidad, que tiene un enorme pesimismo de fondo, porque se piensa que no hay verdades absolutas: Ni si  quiera la ciencia  ha colmado todas las expectativas que muchos habían puesto en ella pues bien saben los científicos que cada respuesta conlleva otras preguntas que hay que resolver, por lo que la ciencia no puede agotar toda la verdad.

Por eso, necesitamos volver de nuevo a las raíces, a la verdadera filosofía, a la verdadera sabiduría, que nos aporta resortes realista, serios, fuertes, fundado en las personas, que forjen nuestro criterio, nuestros valores, nuestra personalidad e, incluso, diría, nuestro optimismo. Por lo tanto ¿Filosofía Para que? Filosofía para ser persona, filosofía para vivir, filosofía para aprender, a aprender a filosofar. No la dejemos de lado. 

Amigos, amigas, son algunas consideraciones, puntos de vista del apasionante mundo del saber, saque sus propias conclusiones, su propio criterio, y eso si, busque en usted todo ese potencial que esta ahí, esperando que lo descubra, sea usted, una persona de calidad. Todas las personas debemos ser elementos de calidad en cualquier ambiente en que nos desarrollamos, más aún cuando representamos a nuestra propia persona o su país. El nuevo profesionista de alta calidad esta comprometido consigo mismo, no nos olvidemos de aprender a aprender a filosofar. Esperando  que sea de provecho este comentario.

La Filosofía es un saber reflexivo. No se mide tanto por una cierta cantidad de información, cuanto por una capacidad de pensar lo conocido y lo pensado en niveles de comprensión y generalidad más y más amplios.


Hola, suerte al pasar por esta página Hora exacta en El Salvador. C.A.
 
Publicidad
 
Jerarquia de Valores
 
Responsabilidad
Honor
Justicia
Valentia
Respeto
Practicalos y de seguro tendrás éxitos en tu vida y las acciones que lleves a cabo

Suerte al pasar por ésta página
Bienvenido.
Cómo Pasa el Tiempo
 
 
Hoy es el dia empieza ya.
 
Adelante tú puedes.
Me gustan las personas que enfrentan la realidad por dura que esta parezca,.
 
Hoy habia 1 visitantes (62 clics a subpáginas) ¡Aqui en esta página!
=> ¿Desea una página web gratis? Pues, haz clic aquí! <=